Ética y Cumplimiento: cambian las tornas en

Ética y Cumplimiento: cambian las tornas en

Transformar lo negativo en positivo es algo que siempre nos ha importado mucho en Impact on Integrity España. Ahora parece como si el resto de España nos apoyase. Déjenme explicarles.

En el último Informe Global de la Corrupción, Transparencia Internacional comentaba que “la corrupción está por todas partes en España”. Vaya hombre. En su último Índice de Percepción de Corrupción, en el que entran en juego desde la modesta Somalia hasta la magnífica Dinamarca, España se encuentra en el puesto número 37 (ciertamente un “Necesita Mejorar” en las notas de este año). El citado IGC ni siquiera recoge los escándalos políticos que tuvieron lugar en el último tramo del año. Por ejemplo, la Ministra de Sanidad fue cesada en noviembre tras ser señalada como “implicada con ánimo de lucro” en la trama Gürtel. En este caso había varios políticos implicados acusados de soborno, blanqueo de capitales y evasión de impuestos. Las acusaciones estaban relacionadas con la financiación del partido y la adjudicación de contratos de obras públicas por parte de varios gobiernos regionales, incluyendo Madrid. ¿Coste estimado de dinero público? Al menos 120 millones de euros tras los últimos recuentos. Según El País, el gobierno retrasó la reforma de las leyes anticorrupción en 27 ocasiones diferentes, y en 41 ocasiones retrasó la reforma del código penal. Todo esto llevó a TI a tildar la situación española como “abrumadora”.

Al tratarse de un año electoral, cabe destacar que el Barómetro Global de la Corrupción de 2013 de TI indicaba que el 83% de los españoles opinaba que los partidos políticos eran “corruptos o extremadamente corruptos”. Un año más tarde, la situación no ha mejorado mucho para la opinión pública. Así lo reflejan los datos del primer trimestre de 2015 para España del Centro de Investigaciones Sociológicas. Estos datos muestran cómo la corrupción y el fraude se mantienen en el segundo lugar de esta encuesta de opinión pública sobre los tres problemas principales que afectan al país. Cerca de un 50% de los encuestados señalan estos dos problemas, sólo superados por el paro, con un 80%.

Entonces, ¿qué buenas noticias podemos ofrecer al resto del mundo?

Bien, pues cuatro años después de la implementación de la ley de sobornos en el Reino Unido, la tan esperada reforma del código penal español tendrá lugar en julio de 2015 (¿He oído decir ¡Hurra!?). La reforma, que finalmente se votó en el Congreso el pasado 26 de marzo, sube firmemente el listón en lo que a cumplimiento se refiere para todas las empresas españolas.

Como ya comentamos anteriormente en nuestro post de LinkedIn ‘Compliance: Spain looks ahead’, todas las empresas españolas deberán tener ahora Programas de Cumplimiento y Responsables de Cumplimiento (Compliance Officers). El código penal reformado absolverá a las empresas de responsabilidad por mala praxis siempre y cuando los directores hayan implementado un programa corporativo y se hayan asegurado de una correcta supervisión del mismo. La formación pasa a ser esencial, así como un correcto mantenimiento de registros, que por supuesto se considera ya como vital en otras jurisdicciones. Las evaluaciones de riesgos, normas y controles, sistemas de denuncia, sanciones disciplinarias (a través de una gestión consecuente) y una continua mejora mediante revisiones regulares: ¡Todo esto se necesitará ahora aquí en España! ¡Vayan calentando motores, la fecha efectiva es el 1 de julio!

Los nuevos requisitos de España se asemejan mucho a los “Adequate Procedures” de la UKBA y a los “Effective Ethics and Compliance Programs” de las Directrices Federales sobre dictado de sentencias de los Estados Unidos (US Federal Sentencing Guidelines). Las mejores prácticas internacionales se encuentran por tanto ahora claramente a la vista. Si el nuevo gobierno apoya económicamente la aplicación de la nueva ley, las arcas públicas españolas podrían lucir considerablemente más saneadas cuando se acerquen las próximas elecciones.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *