Gorilas que vigilan en la niebla

Gorilas que vigilan en la niebla

Gorilas que vigilan en la niebla

por Robertson Park

Los juristas y los especialistas en normativa internacional anti corrupción andan metidos en un juego peligroso, obcecados como están con las últimas estadísticas sobre procesos judiciales, resoluciones y medidas de ejecución relativos a la FCPA (la ley estadounidense sobre prácticas de corrupción en el extranjero). Muchos despachos dedican una cantidad considerable de recursos de marketing a evaluar regularmente datos sobre el ahínco con el que el Departamento de Justicia estadounidense persigue a empresas internacionales por incumplimiento de la FCPA y otras normas. Incluso podemos entrar en Twitter para comprobar si DOJ (siglas inglesas de Departamento de Justicia) y FCPA son trending topic. A nuestro juicio, este enfoque es erróneo desde una óptica empresarial y no tiene en consideración el conjunto de los riesgos existentes.

 

No cabe duda de que, en ciertas circunstancias, el Departamento de Justicia seguirá comportándose como el gorila macho dominante de la selva de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, la actividad de las autoridades estadounidenses durante los últimos seis meses no puede ser la única vara de medir para vaticinar las medidas que se adoptarán en el futuro en este ámbito. Ahora, debemos tratar el dolor de cabeza del posible interés del Departamento de Justicia por perseguir presuntas transgresiones de las empresas como una migraña en toda regla que se manifiesta en la multitud de jurisdicciones y organismos que pueden tener, tienen y seguirán teniendo un gran interés en las denuncias de infracciones cometidas por grandes empresas.

 

El número de Estados miembros de la OCDE aumenta y cada vez son más los países que someten sus normativas anticorrupción y regímenes sancionadores a la revisión exhaustiva de sus iguales. Los medios de comunicación de todo el mundo reflejan actualmente el mayor celo con el que se aplica la normativa anticorrupción en numerosas jurisdicciones. El Reino Unido ha empezado a hacer públicas investigaciones y resoluciones que conciernen tanto a particulares como a empresas. En Brasil, grandes empresas de las finanzas, el comercio y la construcción se han visto envueltas en el escándalo de Petrobras, en lo que parece ser un caso de corrupción de proporciones descomunales. La propia compañía anunció el mes pasado una corrección de sus cuentas de 2000 millones de dólares por “gastos adicionales indebidamente capitalizados”. Petrobras está acuciada por la persecución agresiva de las autoridades brasileñas al amparo de la nueva legislación anticorrupción. China, por su parte, ha entrado por la puerta grande en la lucha contra la corrupción impulsando agresivas campañas públicas con el fin de poner remedio a un problema enraizado y heredado del pasado. El Gobierno incluso colabora abiertamente con otros organismos gubernamentales para localizar a fugitivos y los activos que han robado. La cooperación y la colaboración son las nuevas herramientas de las autoridades competentes en materia de lucha contra la corrupción en Europa, América Latina y Asia, entre otros lugares.

 

El impacto de este mayor deseo de hacer cumplir las normas no solo queda reflejado en el número de países que se deciden a acometer una revisión de su legislación en esta materia, sino también en la forma cómo la revisan. Una de las tendencias que tiene un mayor impacto es la ampliación de las posibilidades de perseguir judicialmente a las empresas en tanto que personas jurídicas responsables de infracciones penales. España, entre otros países, ha hecho suya esta nueva norma en la reciente revisión del Código Penal español, lo cual dota a los poderes públicos de una mayor eficacia a la hora de perseguir la corrupción.

 

Gracias al aumento espectacular de la lucha contra la corrupción a escala mundial y al desarrollo de la normativa anticorrupción, un proceso vigente en España y el resto del mundo, el gorila macho dominante puede volver a centrar sus esfuerzos y energías. Creemos que el Departamento de Justicia estaría encantado de asignar sus recursos a otras tareas y sectores que resultaran productivos y de permitir que las iniciativas de lucha contra la corrupción surgidas en un número cada vez mayor de países tomen el mando. Una resolución reciente en esta materia a la que la prensa no ha prestado la atención que merece pone de manifiesto este punto de vista. Los Países Bajos impusieron una sanción de 240 millones de dólares a SBM Offshore por soborno relacionado con las actividades de la compañía en el sector de la extracción de petróleo y gas en Angola, Guinea Ecuatorial y Brasil. Al cubrir los hechos, la prensa puntualizó en una discreta nota al pie que el Departamento de Justicia estadounidense había decidido dejar de investigar el caso.

 

El Departamento de Justicia seguirá siendo el primus inter pares en la persecución de la corrupción de las grandes empresas y, a tal efecto, continuará colaborando, de forma más estrecha y eficaz, con las autoridades competentes de otros países. El celo en la lucha contra la corrupción parece destinado a ir a más. Los poderes públicos de España, Brasil, el Reino Unido, los Países Bajos y otros países elevarán los niveles de actividad y el impacto de los trascendentales esfuerzos internacionales en materia de cumplimiento normativo y lucha contra la corrupción.

 

Robertson Park, el columnista invitado de este mes, es socio de la oficina Murphy & McGonigle de Washington. Ha trabajado veinte años en la División Penal del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Ha asesorado a varias empresas multinacionales y tiene un profundo conocimiento de la lucha contra la corrupción y la prevención del blanqueo de capitales.

 

Robertson.Park@mmlawus.com

+1 202 661 7022

 

Murray Grainger es Consejero Delegado de la empresa de formación en cumplimiento normativo y ética Impact on Integrity España www.impactonintegrity.com y Representante Regional para España de la International Compliance Association (ICA) http://www.int-comp.org.

murray@impactonintegrity.com

Paseo de la Castellana 18, Planta 7, 28046 Madrid

Tel +34 917 94 27 00

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *